La negación del análisis

Poesía desde el alma relatos cortos cuentos de familia poesía moderna relatos propios cuentos inventados amor erotismo y poesía relatos de poetas escritos desde el corazón poesía d

Que haces dando vueltas alrededor del perímetro de noventa metros que abarca el departamento donde te hospedas en este momento. Estoy pensando, pienso y vuelvo a pensar. Consigues algo con tantos pensamientos? La verdad es que pienso en los pensamientos que se han alojado en mi mente por tanto tiempo, que muchos de ellos los he heredado de mis antepasados, que ocupan un lugar inevitable y que me gustaría por algún tiempo silenciar, entonces para que pienso. Tantos libros leídos, tantas historias que no tienen respuestas. Pasan y pasan los siglos y los más grandes pensadores, nos han dejado más dudas. Que si venimos con el destino trazado, que si todo está escrito, que si el destino se lo depara uno mismo, que si no entiendes algo es un misterio, que si Dios existe o no existe, que si Adán y Eva son nuestros padres, que si la mujer fue creada de una costilla, que si Jesucristo nació de una virgen, que si resucito, que si las líneas de nazca las trazaron alienígenas, que si Maria Magdalena era amante de Jesus, que si Nietzsche, que si Sopenhaguer, que si judíos, que si musulmanes, que si cristianos, que si budistas.
Nací supuestamente porque mis padres se amaban, suficiente argumento para llegar a este mundo sin habérmelo propuesto, creo que era mi destino nacer. No había dinero para mi manutención, entonces mi padre decidió que me criara con mi abuela. No lo decidí yo, entonces, me hice mujer, fui precoz, como me enamore, quede embarazada, no lo decidí yo. No me gustaba estudiar pero si me gustaba leer y escribir versos desde adolescente, no lo decidí yo. Estaba casada y mi matrimonio era normal. Por fin decidí yo y me divorcie. He pasado por la vida dando tumbos. He repetido mi patrón de vida tantas veces como ha sido posible. Comparándola con otras vidas, no ha sido mala porque he tenido salud, tuve hijos sanos y he sabido sobre llevar los obstáculos. En cuanto al amor y el sexo sigo pensando que hay algo mucho mejor de lo que me ha tocado vivir y no sé si me quedare con las ganas de sentirlo.
No quiero pensar el porqué de esto o de aquello. Lucho día a día con mis pensamientos. Me canse de tanto pensar y vivo hoy porque es lo único que tengo. Si voy a pensar en algo quiero que sea algún lindo recuerdo, uno de esos momentos felices donde crees que será eterno. Tengo sesenta y dos años, todavía me interesa como me veo, amo el amanecer y agradezco el anochecer. Repito la letanía de mis días y siento que todavía estoy viva. Pero no quiero pensar porque esto o aquello. Que bello es amar, no lo sabría explicar y sigo pensando que no quiero pensar. Pero si pienso es para soñar que habrá un mundo mejor, que la guerra es solo una palabra, que no existe el abuso sexual en los niños, que hay comida suficiente para todo el planeta. Que la poesía es eterna, que tengo un corazón que late, unos ojos que miran, un esqueleto que anda de aquí para allá y que sabe eso sí está claro, que algún día no estará.

Anuncios

2 Replies to “La negación del análisis”

  1. Sí podríamos escoger un camino para vivir lo hiciéramos mal, la mente es simple, creemos saber lo que nos hará felices, solo cuando logramos conseguir nuestros sueños entendemos lo inútil que fue. Soy un niño, mis días todavía dan pasos inexpertos, solo aprendí una cosa, hay que bailar al ritmo que nos toca. Gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s